La comunicación en la vida cotidiana

La comunicación es parte importante de nuestras vidas. Desde la aparición del ser humano hace unos 10 mil millones de años; existe la necesidad de comunicarse entre miembros de la comunidad y familia.

La evolución de la comunicación

El lenguaje y la escritura se han desarrollado por milenios, sus inicios se remontan a pinturas rupestres encontradas en cavernas; así como los famosos jeroglíficos de las pirámides de Egipto.

Todas las civilizaciones desarrollaron su propia forma de comunicarse; su escritura y lengua natal. Fueron las guerras de expansión y conquista las que esparcieron palabras y expresiones de unas culturas a otras. Hoy en día es común observar palabras y sonidos que suenan similar en distintos idiomas.

Hace algunos siglos, la población era mayoritariamente rural y analfabeta; la imprenta revolucionó muchos aspectos de la comunicación. Ya que los libros sirvieron para conservar historias y leyendas antiguas; pero también para expandir la religión, el arte y para instruir a las masas.

La nueva era

No existe un idioma universal, aunque el inglés ha predominado por cuestiones más políticas y económicas que culturales. Esto se extrapoló a los lenguajes de programación, necesarios para la creación de páginas web.

Siendo el inglés un idioma con menores reglas gramaticales en comparación con otros idiomas como el español; en los últimos años se ha observado un relajamiento del lenguaje. Existen corrientes que consideran que lo realmente importante es el entendimiento del mensaje entre los interlocutores; y que la forma de hacerlo pasa a un segundo plano.

Los chats y su evolución hacia aplicaciones de mensajería instantánea, dónde los caracteres son contabilizados y en algunos casos restringidos; han reforzado una subcultura de la interpretación de mensajes, símbolos y hasta memes.

Comunicación efectiva

La comunicación se ha digitalizado. Cada vez se utilizan más mensajes de texto en detrimento del audio y comunicados formales. Sin embargo, los mensajes cortos pueden derivar en problemas de comunicación. Al compactar las estructuras gramaticales, surge la interpretación y también los malos entendidos.

El reto para las nuevas generaciones y para las agencias de marketing de contenidos es generar un mensaje claro y conciso. En el cual no exista lugar para las malas interpretaciones y el mal gusto. Asimismo, dentro de las empresas se deben establecer canales de comunicación bien definidos, que no se conviertan en distractores, sino un componente más para la productividad laboral.

Nuestros servicios están a tu disposición, juntos podemos diseñar tu estrategia de comunicación efectiva.

AR Agencia

Deja un comentario